Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral

CELCIT ESPAÑA

35 años al servicio del Teatro Iberoamericano
 

 

PREMIO MAX 2010 Institución Teatral Hispanoamericana
PREMIO ATAHUALPA DEL CIOPPO 2010 del FIT DE CADIZ

 

 

Inicio | El CELCIT | Cursos | Espectáculos | Festivales | Servicios | Enlaces | Contacto

 

Festivales

FITCA

 

XI Festival Iberoamericano de

Teatro Contemporáneo de Almagro

 

 

 Almagro, 1 al 16 de octubre de 2011.

 

 

 

RON LALÁ > Madrid, España

 

ULTRAMARINOS DE LUCAS > Castilla La Mancha, España

 

LA MONA ILUSTRE > Chile

 

LA JARANA > Madrid, España

 

TEATRO SAN MARTÍN > Venezuela

 

GALIANO 108 > Cuba

 

EL MESTRE PAPANATA > Cataluña, España

 

MÉTODO MADRID > Madrid, España

 

JUGLAR TEATRO > Cuba

 

L’EXPLOSE > Colombia

 

MONTEVIDEO TEATRO > Uruguay

 

EL VIAJE INMÓVIL > Chile

 

LA MACHINA > Cantabria, España

ALBERTO CALERIS > Ecuador

JUGLARES > Varios países

 

 

Teatro y diversidad, será el eje temático del XI Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de Almagro.

 

Pasó. En corto tiempo hemos asistido a una aceleración en los cambios del mundo en que vivimos. No sólo en lo tecnológico, lo demográfico, la climatología, los conflictos armados, la (in)comunicación, sino en todas las articulaciones a través de las que se verifica esa expansión incontenible que llamamos globalización, con sus efectos sobre el mundo que compartimos. El hombre, en gran medida centro y sujeto de estos cambios, ha visto alterados su vida, su cultura, sus formas de pensar y concebirse a sí mismo y a su entorno.

 

La vida en sociedad en este planeta globalizado, estandariza gestos y maneras, formas y contenidos de la acción pública y privada, las que eleva al nivel de paradigmas de conducta y convivencia. El lenguaje se teatraliza, básicamente a través del asentamiento progresivo de un uso diferente de los términos antes reservados para la esfera del teatro y el espectáculo. Y construye, así, el  sistema de la nueva apariencia. Se habla fácilmente de escenario, actores y actuaciones, de papeles, de interpretaciones…, para designar acciones o circunstancias totalmente extra-teatrales y que el sistema de comunicación consolida y actualiza dando forma a un sistema de representación global como nuevo alfabeto de la convivencia institucionalizada.

 

Frente a esta suerte de muro homogéneo de formas, procedimientos, juicios y opciones, que se imponen al ciudadano “universal, democrático y consumista” de nuestra era, surge aquí y allá una diversidad creciente de alternativas basadas en opciones que descartan o desafían esa globalización sesgada por intereses mayores y poco visibles y comienzan a apostar por hacer de su propia cultura, pensamiento y acción, algo capaz de globalizarse, a su vez,  en su estricta diversidad.

 

Fenómenos como la llamada “Spanish Revolution”, la sucesión en  dominó de las masivas demostraciones en los países del norte africano, el propio medio oriente y en algunos casos hasta el lejano oriente, las capitales europeas y parte de América, hablan a las claras de un cuestionamiento a las formas hasta ahora aceptadas de gestión de la democracia, la participación ciudadana, las decisiones que afectan a las sociedades, a su presente y a su futuro, las alianzas regionales y globales, la incapacidad de tramitar el día a día de ciudadanos de un mundo con grandes áreas en crisis. Una crisis sistémica que evidencia a los poderes constituidos -al menos en occidente- como impotentes -¿en apariencia?- de controlar otro poder, el del capital financiero, quien desde las sombras le impone políticas y decisiones en su propio beneficio. De allí que el poppolo minuto, aprenda a comunicarse, desde su diversidad, entre sí y llegar, sin embargo,  a ciertas líneas coincidentes de expresión. La diversidad de proposiciones, situaciones, ensayos y proyectos, que surgen de este nivel, comienzan a caracterizar el momento que vivimos, y no sólo eso, comienzan a agruparse en torno a los grandes temas del momento.

 

El teatro ha sido, a través de los tiempos, una forma única de proponer en cada etapa de la historia del desarrollo humano, las grandes preguntas que acucian al hombre y su circunstancia. El teatro usa la artificialidad para ponerla al servicio de la verdad. Porque hoy, igual que ayer, el teatro se construye sobre la búsqueda de la verdad, sobre la reflexión de la vida en que vivimos y creamos. La verdad en los hombres y las cosas, que como bien lo recordara Harold Pinter en su recepción del Nóbel, se diferencia de otros “actores” de la sociedad en que vivimos, para quienes lo importante suele ser el poder. No importa si para eso, como en algunas guerras cercanas en el tiempo, se han desatado hecatombes en nombre de una falsa verdad, es decir, de una mentira. Es en esa búsqueda, que el hecho humano que es el teatro, también expresa su diversidad, toda su singularidad.

 

Valga lo anterior como preámbulo al tema que proponemos convertir en eje de intercambio en esta onceava edición del Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo de Almagro: Teatro y Diversidad.

 

¿Qué mundo tenemos, hacia dónde se dirige? ¿Qué teatro hacemos y cuáles son sus vías de creación más visibles?  ¿Cuál es el rol que el teatro puede desempeñar en el mundo de hoy y en la circunstancia puntual de nuestras realidades? ¿Qué hemos visto, qué conclusiones podemos sacar de ello? ¿Es posible una prospectiva? ¿Es la diversidad una reacción o una respuesta capaz de concertar, en sí misma, una nueva riqueza expresiva?  ¿Podremos defender los contenidos de un pensamiento en acción y su ejercicio pleno atrapados en la máscara de esta teatralización global de la apariencia a la que hacíamos referencia?

 

Estas y otras preguntas que surgirán de ellas, constituirán el centro de nuestro debate. El teatro y la diversidad, en una realidad que estamos viviendo en los cinco continentes, con diferentes acentos, modos, grados de desarrollo y elaboración. Porque hay procesos de cambio, y  mucho de lo que hasta hoy fueron formas nuevas de crear y de producir,  han dejado de serlo y porque afortunadamente, el teatro, por su naturaleza única y singular, puede resultar un espacio clave para la reflexión, para el encuentro, para el intercambio a partir de lo que cada uno vive en las diferentes latitudes de este escenario global.

 

 

Ver:  Programación - Compañías - Eventos especiales - Ediciones anteriores